La víctima: ¿realidad o papel?

(Por Clara Olivares)

¿Cómo discernir si estamos frente a una auténtica víctima o a una que «se hace la víctima«?

La persona que de verdad está siendo dañada, o, ultrajada, o, perseguida, por poner unos ejemplos, en nuestras entrañas notamos y percibimos su dolor.

Éste en la mayoría de los casos, suele ir acompañado de un sentimiento de vergüenza. Es como si se sintieran responsables del maltrato que han sufrido.

Ante estas personas, lo que podemos hacer es mostrar toda la empatía de que seamos capaces y reconocerles sus sentimientos. Lo que les ha sido  arrebatado no se lo podemos devolver… una violación, un ultraje, la inocencia perdida. Nadie puede y, esto merece toda nuestra compasión.

Parece que lo que alivia un poco su dolor es hablar con otras víctimas. Para quienes no lo hemos vivido nos es prácticamente inimaginable e impensable aquello por lo que ellas han pasado.

Pero, ¿y si es el caso de una persona que juega a ser una víctima?

En esta ocasión nuestras tripas se rebelarán y comenzaremos a sentir una rabia descomunal. Porque nuestro cuerpo es sabio y reconoce antes que nuestra mente, que estamos frente a una persona que daña o que manipula.

Puede que tardemos un rato en reconocer esa rabia, sobretodo cuando la persona en cuestión acompaña su papel de un discurso que justifica su posición.

Suelen ser frases del tipo: «pobrecit@ yo, con todo lo que yo he hecho por ésa persona», «cómo sufro, nadie me quiere!», «siempre todo el mundo se quiere aprovechar de mí«, «qué mal@ es esa persona conmigo, con lo irreprochable que he sido yo». Y podría continuar con una cantidad innumerable de ejemplos!

Esto no quiere decir que TODOS (me atrevería a afirmar que sin excepción) hemos utilizado ésta estrategia en algún momento de nuestra vida. Me parece que negarlo sería faltar a la verdad!

Sabemos perfectamente cuándo estamos poniéndonos en el papel de víctimas, aunque no lo reconozcamos jamás. Pero a nosotros mismos es difícil engañarnos… en lo más profundo de nuestro corazón sabemos que estamos haciendo un papel.

Es una estrategia muy útil a la hora de conseguir lo que queremos. Siempre se obtienen más cosas si despertamos lástima en los otros, la lástima hace a las personas más vulnerables.

Aunque ya algun@s rayan en el descaro! Recuerdo una señora que hace años se subía al metro con cara de dolor, encorvada y con los ojos entrecerrados soltaba un discurso sobre «lo que sufría» y a continuación, de pié pedía dinero a cada una de las personas que estábamos en el vagón.

Claro, esto es un ejemplo que apenas nos toca. Pero y ¿cuándo se trata de nuestr@s padres, o herman@s o la pareja?

En éste caso es «cuándo la puerquita torció el rabo», cómo dicen!

¿Cómo no caer en esa tela de araña que nos envuelve?

Cómo les suelo decir a mis pacientes, «rebobinemos» la película. ¿Qué pasó antes?, ¿cómo reaccioné?, ¿qué dijo/hizo el otro?, hasta llegar a determinar el momento exacto en el que comenzamos a sentir el malestar, la rabia, para ser más exactos.

Las tripas jamás mienten. Éstas nos muestran, cómo en una radiografía, cuál fue el momento preciso en que comenzamos a cabrearnos y qué fue lo que lo causó.

La clave la tienen las tripas. Si retrocedemos la película podremos contactar con el momento del enfado, la causa, quién lo provocó y cuál fue nuestra reacción.

Como decía más arriba, la mente es más lenta que el cuerpo en captar el juego. Normalmente ésta nos «engatuza» con un discurso, pero el cuerpo jamás miente.

Si logramos identificar el juego al que somos sometidos, ya hemos adelantado la mitad del camino.

El siguiente paso consiste en desbaratarle el andamiaje a quien juega a hacerse la víctima.

¿Cómo? Yo he descubierto con el paso de los años que, un medio muy efectivo es, el de tomarle el pelo a la persona en cuestión.

Es una forma elegante de hacerle saber al otro que vemos lo que hace y que no le causaremos daño.

Tomar del pelo no es lo mismo que burlarse de ella. La burla es una agresión, en tanto que tomar del pelo es enviar el siguiente mensaje: «vale, ya me he dado cuenta de tu juego pero no cuentas conmigo para seguirlo».

Cada uno de nosotros encontrará la fórmula que mejor se adecúe al modo de ser nuestro, de la otra persona y a las circunstancias en que se dé el juego.

Podemos utilizar frases del tipo: «es verdad, hace 10 años estabas en la misma situación límite que ahora pero milagrosamente has sobrevivido», o, «la vida es injusta, no sé cómo una persona tan buena como tú tiene una amiga tan horrorosa como yo».

En fin, que a veces nos hemos visto envueltos en este juego, bien como protagonistas o como actores. Quizás lo importante es identificar qué es lo que sucede y desarticular el juego.

En mi próximo artículo y, siguiendo con el tema, hablaré sobre la «manipulación: estrategia odiosa».

(Imagen: profimagenes.ru)

Hablar, hablar, hablar y cuando se canse, siga hablando…

(Por Clara Olivares)

En mi artículo anterior hablaba sobre la retorsión, finalmente, tanto el que la practica como el que la sufre se quedan con una desagradable sensación de frustración ya que, básicamente, el problema de base sigue sin resolverse.

El ser humano posee una herramienta única en relación al resto de las otras especies: LA PALABRA.

Gracias a ella se puede decir lo que se siente en lugar de actuarlo. Es preferible decirle al otro que se está enfadado en lugar de  pegarle…

¿Y por qué no utilizamos la capacidad de hablar que nos ha regalado la naturaleza para acabar con el malestar que producen las emociones no expresadas?

Además es gratis!

Para mí, el gran valor que posee la palabra a través del diálogo, es que libera los fantasmas que duermen en nuestro interior. Permite que éstos se encarnen y al hacerlo, dejan de ser seres que asustan y paralizan causando dolor y daño.

¿Y cómo se consigue?

Es gracias a unas sencillas estrategias de comunicación que se pueden superar los malos entendidos que suelen aparecer como un muro insalvable entre las personas.

El hecho de que «otro» y «yo» seamos dos personas diferentes implica un conflicto. Pongamos un ejemplo muy simple: uno quiere ir a cenar a un restaurante japonés y el otro a comer una hamburguesa. ¿Qué hacer si tanto el uno como el otro detesta (o simplemente no le apetece en ese momento) la cocina propuesta por el/la compañero/a?: CONFLICTO

En lugar de imponerle al otro una comida que no le gusta, ¿qué tal si encontramos un punto medio?

Hablar es evidente, pero la vida nos demuestra que lo evidente, y quizás por esa misma razón, en pocas ocasiones le hacemos caso.

Parece una soberana tontería, pero, ¿cuántas veces nos hemos quedado callados sin decir que esto o aquello no nos gusta o no nos apetece?, o, ¿en cuántas ocasiones hemos hecho un sacrificio por alguien sin preguntarle a ese alguien si eso es lo que desea?, o, ¿en cuántas ocasiones hemos terminado haciendo algo que no nos gusta ni queremos?

Damos por hecho un sinnúmero de cosas sin enterarnos jamás de si al otro eso le apetece, o, lo necesita, o…

Para dejar de tropezarnos siempre con la misma piedra, que lo único que nos aporta es malestar, sentémonos a hablar. Digamos qué nos gusta y qué no, cómo nos sentimos, cuál es nuestro deseo… Así el otro se entera de cómo es la persona que vive o trabaja con ella, la conoce y también se conoce a sí misma (resulta que descubre que a ella también le gusta la música equis y no se había dado cuenta, o, que posee una habilidad excepcional para la informática…)

La educación que hemos recibido no fomenta esta práctica. En muchos casos se piensa que si se dice lo que se siente se es maleducado, o, inadecuado, o, simplemente surge la afirmación: ¿para qué? si hablar de las emociones es cosa de viejas…

Aunque parezca increíble, para un número importante de personas, hablar de sus emociones, sensaciones y percepciones les produce vergüenza… se piensa que se es estúpido al decirlo, total ¡si es una tontería!.

De lo que aún no nos hemos dado cuenta es de que las emociones no dichas se acumulan y se fermentan. No por el hecho de esconderlas debajo de la alfombra o no hablar de ellas va a hacer que éstas desaparezcan. Al no expresarlas, sucede lo mismo que con los cadáveres que no se sepultan: se pudren y huelen! Y por más ambientador que usemos, el mal olor no se evapora.

Retomemos el simple caso expuesto arriba. Si se opta por callar y se va a comer hamburguesa, por ejemplo, el que termina comiéndose algo que no le gusta (por «darle gusto» al otro quizás) y no lo dice, lo más probable es que, primero, la cena le siente fatal, segundo, acumule un poco más de furia y frustración porque «mira los sacrificios que hago por él/ella» y, tercero, en lugar de disfrutar del momento y de la compañía regresa a casa con la sensación de estar cada vez más distanciado/a emocionalmente del otro.

En el próximo artículo hablaré de otra estrategia de comunicación muy útil a la hora de decir las cosas. No basta con hablar de ellas, hay que saber cómo hacerlo con respeto y gracia y, sobre todo, hacerlo sin causarle daño a quién lo escucha…

(Imagen: elmundo.es)